COSETTE BEKKERS

Cosette Bekkers creció en Tulcea, una pequeña ciudad en el delta del Rio Danubio en Romania.
Fascinada por la naturaleza y los colores, a Cosette le encantan las cosas simples sin valor material pero con una historia detrás. Para la artista, cualquier cosa que no viene acompañado con la poesía es triste y no tiene buen gusto.
Mientras estudió Diseño de moda, Cosette vivió en países como Nueva Zelanda, Francia, España y Bélgica y encontró inspiración en sus culturas, personas, lugares, arquitectura, hábitos y naturaleza.
“Amo a los caballos que pinto, ya que se convierten en parte de mí y representan mi espíritu libre y mi alma solitaria. Pinto composiciones en las que hago transiciones con el ballet. Yo misma era una bailarina, cuando era niña y para mí las bailarinas son el símbolo de la Feminidad y la Belleza”.

Texto gentilmente cedido por el artista.